Líderes expresan gratitud por generosa ayuda humanitaria

Líderes expresan gratitud por generosa ayuda humanitaria

Las donaciones de ayuda humanitaria se cuadruplican en septiembre

Noticia

En respuesta a la generosa ayuda brindada tras una serie de recientes catástrofes sin precedentes, el presidente Henry B. Eyring, primer consejero de la Primera Presidencia, el máximo cuerpo gobernante de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, expresó su gratitud. “En medio de este sufrimiento, personas de todo el mundo se unieron para ayudar a sus hermanos y hermanas”.

Después de una ola de huracanes, terremotos, incendios forestales, hambrunas y deslizamientos de tierra, los miembros y amigos de la Iglesia han respondido dando generosamente de su tiempo y recursos para brindar ayuda en sus comunidades y en todo el mundo. Cientos de miles perdieron sus hogares, sus pertenencias y, en algunos casos, incluso a sus seres queridos debido a los trágicos efectos de los desastres naturales y los conflictos.

El huracán Harvey, que azotó la costa de Texas el 25 de agosto de este año, fue el primero de una serie de desastres en Norteamérica que duraron varias semanas. Harvey causó más de 80 muertes y dañó casi 200,000 hogares en el área metropolitana de Houston, Texas.

Poco después llegaron los huracanes Irma y María, dos de las tormentas más fuertes registradas en la región. Su fuerza combinada, dejó un rastro de destrucción en múltiples islas del Caribe y Florida. Se perdieron más de 180 vidas; islas como Barbuda, Saint Martin, Saint Thomas y Dominica sufrieron una devastación catastrófica; y la red eléctrica de Puerto Rico, las rutas de transporte y los territorios agrícolas continúan muy dañados.

Casi al mismo tiempo que los huracanes del Caribe, dos terremotos masivos azotaron el sur y el centro de México, derrumbaron docenas de edificios y viviendas, y dejaron un estimado de 450 muertos y 6,300 heridos, mientras que en agosto los trágicos deslizamientos de tierra en Sierra Leona mataron a más de 1,000 residentes y dejaron a 3,000 sin hogar.

En octubre, los incendios forestales más letales en la historia del estado de California arrasaron casi 1,000 kilómetros cuadrados, mataron al menos 40 personas y destruyeron más de 8,400 estructuras. Además, ha habido hambrunas continuas en África y el Medio Oriente, que han desplazado a millones de personas y causado pérdidas significativas de vidas.

En medio de todo este sufrimiento, los miembros de la Iglesia se han movilizado para aliviar la carga de aquellos que han sufrido pérdidas tan devastadoras. El obispo presidente de la Iglesia, Gérald Caussé, señaló que “en septiembre, los miembros donaron más de 1 millón de horas de servicio solo en los EE. UU”. Continuó, “Las donaciones al Fondo de Ayuda Humanitaria en septiembre fueron más de cuatro veces el promedio mensual”. Tales donaciones permiten a la Iglesia y a sus socios responder de manera rápida y eficiente a los desastres en todo el mundo.

Los líderes de la Iglesia han expresado rápidamente su profunda gratitud por la abrumadora generosidad de los miembros y amigos de la Iglesia frente a estas catástrofes. “Realmente nos sentimos honrados al ver el tremendo sacrificio que nuestros miembros están haciendo para ayudar a sus hermanos y hermanas”, dijo la hermana Jean B. Bingham, presidenta general de la Sociedad de Socorro.

Además del servicio voluntario proporcionado por los miembros, la Iglesia trabaja junto con muchos socios para proporcionar ayuda de soporte vital. Los suministros producidos por la Iglesia también se han distribuido ampliamente. Aproximadamente 90 camiones de alimentos, agua, ropa y otros suministros de socorro han sido enviados a Texas y Florida, mientras que más de 40 contenedores marinos de alimentos, agua, materiales de construcción, kits de higiene y suministros de limpieza han sido enviados a varias islas en el Caribe. Además, dos aviones, cada uno con 80,000 libras de comida, agua y lonas, fueron entregados a Puerto Rico. En México, se proporcionaron casi 15,000 cajas de alimentos y cientos de kits de higiene y carpas para apoyar los esfuerzos de ayuda del gobierno.

Los líderes de la iglesia visitaron a los miembros y vecinos en las áreas impactadas para ofrecer palabras de apoyo y aliento. En todos los lugares a donde estos líderes fueron, consolaron a los miembros y los alentaron a tender la mano en servicio a sus vecinos.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.