Nuevos líderes de la Iglesia local

Nuevos líderes de la Iglesia local

Los élderes Jorge Zeballos y Valeri Cordón serán los consejeros del élder Adrián Ochoa

Noticia

 

A partir del 1 de agosto de 2017, el élder Jorge F. Zeballos y el élder Valeri V. Cordón se unirán al élder Adrián Ochoa para formar la nueva Presidencia de Área de Centroamérica de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. El élder Ochoa servirá como presidente, con el élder Zeballos y el élder Cordón sirviendo como primer y segundo consejero respectivamente.

Globalmente, la Iglesia está dividida en áreas geográficas. Fuera de los Estados Unidos, la Primera Presidencia, el máximo cuerpo gobernante de la Iglesia, asigna Presidencias de Área para presidir esas áreas bajo la dirección del Cuórum de los Doce Apóstoles, el segundo cuerpo presidente en el gobierno de la Iglesia.

El élder Jorge F. Zeballos, quien fue llamado a servir como Setenta Autoridad General de la Iglesia el 5 de abril de 2008, a la edad de 52 años, ha servido como Director Ejecutivo Asistente en el Departamento Misional de la Iglesia entre 2015 y 2017. En el momento de su llamamiento como Autoridad General, prestaba servicio como presidente de la Misión Chile Concepción Sur.

Hablando de su conversión a la Iglesia, él dice, “Yo tenía sólo 12 años de edad cuando los misioneros llegaron por primera vez a predicar a la ciudad donde nací en el Norte de Chile. Luego de asistir por seis meses a la pequeña rama, un domingo un misionero me ofreció el pan mientras repartía la Santa Cena. Yo lo miré y le dije en voz baja: ‘No puedo’.

“A lo que él contestó: ‘¿Por qué?’.

“Y yo le dije: ‘Porque yo no soy miembro de la Iglesia’.

“El misionero no lo podía creer … sus ojos brillaron. Supongo que él pensó: ‘¡Pero si este joven siempre está en las reuniones! ¿Cómo puede ser que no sea miembro de la Iglesia?’.

Al día siguiente los misioneros ya estaban en mi casa, ocasión en que hicieron sus mejores esfuerzos por enseñar a toda mi familia; pero dado que ellos no estaban interesados, sólo fue mi asistencia semanal por más de seis meses a la Iglesia lo que les dio la confianza necesaria a los misioneros para ir adelante. Hasta que llegó el gran momento que yo estaba esperando: que me invitaran a ser un miembro de la Iglesia de Jesucristo. Los misioneros me explicaron que, siendo yo menor de edad, necesitaría de la autorización de mis padres. Fui a buscar a mi papá pensando que su amable respuesta sería: “Hijo, cuando tú seas mayor de edad podrás tomar tus propias decisiones”.

“Mientras los misioneros hablaban con él, yo oraba intensamente para que su corazón fuera tocado y me diera la autorización que yo tanto quería. Su respuesta a los misioneros fue la siguiente: ‘Élderes, durante los últimos seis meses he visto a mi hijo Jorge levantarse temprano cada domingo, vestirse con sus mejores ropas y caminar hacia la Iglesia. Sólo he visto una buena influencia de ella en su vida’; y luego, dirigiéndose a mí, me sorprendió, diciendo: ‘Hijo, si vas a ser responsable con esta decisión, tienes mi autorización para ser bautizado’. Abracé a mi papá, le di un beso y le agradecí por lo que estaba haciendo. Al día siguiente fui bautizado” (Conferencia General de abril de 2015).

El élder Zeballos se licenció en ingeniería civil en la Universidad Santa María en 1979. En 1991 cursó una maestría de administración de negocios en la Universidad Brigham Young.

Nació en Ovalle, Chile, el 19 de julio de 1955. Se casó con Carmen Gloria Valenzuela en junio de 1982 y tienen cinco hijos y dos nietos. Su esposa es Asistente Social de la Universidad de Valparaíso, Chile.

El élder Cordón, originario de Guatemala, habla de una valiosa lección que aprendió cuando era niño: “Le ayudaba a mi padre en su fábrica por algunas horas durante las vacaciones. Él me asignaba tareas de acuerdo a mi edad y capacidad. Él quería enseñarme el valor de un trabajo honrado. En una oportunidad trabajé durante varias semanas, pero cierto día decidí ausentarme de mis asignaciones e ir a jugar con mis hermanos durante el tiempo que tenía que estar trabajando. Justo en ese momento mi padre llegó a casa y me encontró jugando con mis hermanos. Al verlo, temí mucho que me fuera a llamar la atención por faltar a mis deberes. Sin embargo, algo distinto sucedió: Mi padre me llamó y me entregó un regalo. No era mi cumpleaños ni era época de Navidad.

“El regalo era un reloj de pulsera. Al darme el regalo me dijo que me lo daba por ser un buen trabajador. En ese momento me puse a llorar. Sabía que me había ausentado de mi trabajo, pero aun así mi padre decidió darme el regalo. Muchas veces recibimos regalos porque somos “buenos niños”, y en otras ocasiones simplemente porque somos “niños”. Pienso que es así también con la Gracia. La Gracia de Dios está disponible para todos los hijos de Dios en este mundo, para que cambiemos nuestra vida y regresemos a nuestro Padre Celestial”.

El élder Valeri V. Cordón fue llamado a ser Setenta Autoridad General en la Conferencia General de la Iglesia de abril de 2016.

Recibió una licenciatura en informática de la Universidad Mariano Gálvez, en Guatemala, y un doctorado en administración de negocios del Massachusetts Institute of Technology en 2012. Ha trabajado en la industria de tecnología informática como analista de sistema, gerente de servicio al consumidor, gerente, gerente de soporte, director, director de estrategia de planeamiento y control de tecnología informática, director de estrategia y planeamiento para mercados emergentes y director de administración de desempeño.

El élder Cordón nació en la Ciudad de Guatemala, Guatemala, el 19 de febrero de 1969. Se casó con Glenda Zelmira Zea Díaz en marzo de 1995. Son padres de tres hijos.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.