Se cumplen 70 años de la Iglesia en Guatemala

Se cumplen 70 años de la Iglesia en Guatemala

Desde que llegaron los primeros misioneros a Guatemala en 1947, la membresía en la Iglesia ha seguido creciendo en toda Centroamérica. 

Noticia

        

Hace setenta años, el 4 de septiembre de 1947, Arwell Pierce, presidente de la Misión Mexicana de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, junto con sus consejeros, Moroni Abegg y H. Clark Fails, llegaron a Guatemala con los primeros cuatro misioneros, los élderes Seth Mattice, Earl Hansen, David Linguard y Robert Miller. Durante los siguientes dos días visitaron varios sitios en la Ciudad de Guatemala y tres días después el presidente Pierce, junto con sus consejeros, los cuatro misioneros y un miembro de la iglesia local, John O'Donnal, dedicó la tierra para la predicación del Evangelio.

Desde que llegaron los primeros misioneros en 1947, la membresía en la Iglesia ha seguido creciendo en toda Centroamérica. En la actualidad hay aproximadamente 750,000 miembros de la Iglesia en los países centroamericanos de Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Panamá, Costa Rica y Belice.

Además, en Centroamérica hay seis templos, 18 misiones y aproximadamente 3,600 misioneros sirviendo de tiempo completo.

De esa experiencia O’Donnal escribió: “Nubes oscuras cubrieron todo el valle, sobre todo en la ciudad, y comenzó a llover. Entramos en el coche y compartimos nuestros testimonios. Mientras lo hacíamos, las nubes se abrieron directamente sobre la ciudad, y brillantes rayos de luz del sol cayeron sobre nosotros. ¡Qué espectáculo y gloriosa vista!”

Dicho evento tuvo lugar en la montaña sureste con vista a la ciudad, en la zona de Vista Hermosa, donde el templo de la Ciudad de Guatemala se encuentra ahora.

Casi un año después, el 21 de agosto de 1948, el presidente Pierce acompañado de su consejero, el presidente Abegg y sus esposas regresaron a Guatemala, para efectuar la primera conferencia de la Iglesia, con una asistencia de 66 personas. Poco después, la primera autoridad general de la Iglesia, el élder Albert E. Bowen, del Cuórum de los Doce Apóstoles, visitó Guatemala. En una reunión con los misioneros, declaró: “Bueno, élderes, están iniciando una gran obra aquí. No va a ser fácil. Pero el trabajo va a seguir adelante, y en su marcha adelante van a bautizar gente y organizar ramas de la Iglesia y la obra irá hacia adelante”.

El 13 de noviembre de 1948, un hermoso día soleado, Carmen O'Donnal, esposa de John O'Donnal, fue el primer converso de la Iglesia en Guatemala. John O'Donnal era un miembro de la Iglesia que vivía en Guatemala como asesor agrícola para el gobierno de Estados Unidos. Una semana después, las primeras misioneras llegaron a Centroamérica, las hermanas Mary White y Arlene Bean.

En 1950 el élder Spencer W. Kimball, del cuórum de los Doce Apóstoles, y el élder Bruce R. McConkie, de los Setenta, llegaron a Guatemala para organizar la Misión Centroaméricana con sede en la Ciudad de Guatemala. Cuando llegaron, la Iglesia había crecido a 89 miembros en la Ciudad de Guatemala y 12 en Quetzaltenango.

Desde esos humildes comienzos, la membresía de la Iglesia creció gradualmente a 10,000 en 1966 y 18 años más tarde, cuando el Templo de la Ciudad de Guatemala se dedicó en 1984, la membresía había aumentado a 40,000. En 1998 se cuadruplicó el número de miembros de nuevo a 164,000 y hoy hay más de 260,000 miembros, 420 congregaciones, seis misiones, dos templos y un Centro de Capacitación Misional en Guatemala.

El crecimiento de la Iglesia en Guatemala ha sido una cosa extraordinaria”, dijo Alicia Arredondo de Puente, que sirvió como una de las primeras hermanas misioneras en Guatemala a principios de la década de 1950. “He visto muchos cambios y muchos milagros”. Arredondo de Puente, que era de Costa Rica, había sido miembro de la Iglesia apenas un año cuando fue llamada a servir una misión de tiempo completo en Guatemala.

José Antonio Olivares, que fue el décimo primer converso de la Iglesia cuando se bautizó el 7 de mayo de 1949, también recuerda con cariño los primeros días de la Iglesia. “Recuerdo bien que nos reuníamos en una pequeña casa antes de que fuera construida la capilla en Montúfar. No había muchos miembros de la Iglesia en aquel entonces. Ha sido una verdadera bendición ver el progreso de la Iglesia”.

Otro pionero de la Iglesia, Christian Mario Augusto Lucas Medina, quien recibió las enseñanzas del Evangelio de la hermana Arredondo de Puente, dijo que recuerda los primeros días de la Iglesia en Guatemala. Debido a que había pocos miembros de la Iglesia cuando se bautizó, dijo que tenían que hacer mucho. “Una de las cosas que más recuerdo fue cuando se anunció que la Iglesia iba a construir un templo en la Ciudad de Guatemala. Estábamos tan emocionados”, dijo Lucas quien tuvo la oportunidad de servir en el templo con su esposa.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.