Se realiza la primera conferencia misional para enfermeras

Se realiza la primera conferencia misional para enfermeras

El servicio misional no se limita al proselitimos

Noticia

El programa misional de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es una de sus características más reconocidas. Es posible ver a misioneros mormones en las calles de centenares de ciudades importantes del mundo, así como en miles de localidades más pequeñas.

 

El servicio misional, sin embargo, no se limita al proselitismo. Hombres y mujeres entre las edades de 18 y 25 años constituyen el segmento más grande de la fuerza misional de la Iglesia, pero las personas que se han jubilado también pueden servir en misiones. En muchas partes del mundo, se envían misioneros para servir en una misión especializada de otro tipo. Actualmente hay varias misioneras de tiempo completo sirviendo como enfermeras especialistas.

Para ayudar a estas enfermeras a ser más eficientes en sus responsabilidades especializadas, recientemente se llevó a cabo la primera conferencia misional para enfermeras en las oficinas administrativas de la Iglesia en la Ciudad de Guatemala. El propósito de la conferencia fue compartir ideas sobre cómo podrían cumplir mejor con sus responsabilidades y prestar servicio a sus compañeros misioneros.

Una de las enfermeras, la hermana Alexis Sayer, quien está sirviendo en la Misión Guatemala Retalhuleu, y quien fue una fuerza motivadora para organizar la conferencia, dijo: “Creo que el deseo de tener una conferencia comenzó incluso antes de que yo entrara a la misión. Cuando recibí mi carta de llamamiento como 'especialista enfermera de misión', tenía muchas preguntas: “¿Cuál será mi trabajo?”, “¿Cómo administraré ambos roles (misionera de proselitismo y enfermera)?”, “Cómo sabré qué hacer para ayudar a los misioneros?”.

Poco a poco, con la ayuda de otras enfermeras de misión y asesores médicos del Área, la conferencia se hizo realidad. La hermana Sayer dijo que una vez que recibieron la aprobación de tener la conferencia, “nos pusimos en contacto con diferentes miembros del equipo de atención médica de la misión (asesores médicos del Área, enfermeras de la misión, esposas de los presidentes de misión, etc.). A partir de ahí, los asesores médicos del Área, los doctores Curtis y Frampton y sus maravillosas esposas hicieron realidad la idea y organizaron una hermosa conferencia. Organizaron todo con la ayuda del personal de la oficina de Área e incluso prepararon un libro de materiales de referencia para nosotros. Estoy muy agradecida por todo el trabajo que hicieron para que todo resultara tan bien”.

“Fue una gran alegría conocer a otras enfermeras y miembros del equipo médico misional. Fue una sensación de comodidad inmediata conocer personas que comparten responsabilidades y desafíos similares y que trabajan para alcanzar un objetivo común”, dijo la hermana Sayer. “Más que nada, la conferencia se desarrolló como una gran conversación. Todos tenían libertad para formular preguntas, inquietudes y desafíos al grupo, y luego cualquiera podía responder con ideas útiles o experiencias. Creo que fue bueno para las personas poder comparar desafíos y éxitos”.

Muchos de los participantes de la conferencia expresaron el deseo de que la conferencia fuera solo el comienzo de una conversación continua. Unos comentaron que sentían que su carga era más ligera y su resolución más fuerte al conocer a otros misioneros que trabajaban con éxito en el mismo rol.

Otros misioneros que sirven como enfermeras y enfermeros son:

Élder Hurtado, Misión Guatemala Este, Hermana Carroll, Misión Guatemala Central; Hermana Madison Moser, Misión Guatemala Cobán, Hermana Diana Dennis, Área de Centroamérica, Hermana Diane George, Área de Centroamérica.

La obra misional de la Iglesia es totalmente voluntaria. Los misioneros pagan su propia misión, excepto el transporte hasta el campo misional y de regreso, y no reciben remuneración por sus servicios.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.