Comunicado de Prensa

Emergencia por erupción volcánica en Guatemala

La ciudad de Guatemala fue sorprendida anoche por una fuerte erupción del volcán Pacaya ubicado a 40 kilómetros al suroeste de la capital, los fuertes estruendos y la lluvia de arena causó alarma en toda la población. Muchos de los automovilistas que regresaban de su trabajo y en camino a su casa, se encontraron con el torrente de arena que les imposibilitaba conducirse por las calles saturadas de tránsito en horas de la tarde y noche.

Los miembros de la Iglesia y los misioneros de la ciudad de Guatemala, el departamento de Escuintla y Sacatepéquez, sectores más afectados, no reportan daños personales ni en sus viviendas. Hubo cuatro muertos entre los pobladores de las comunidades cercanas al volcán, uno de ellos un reportero de una de las cadenas de noticias más importantes del país, y más de dos mil personas fueron evacuadas a albergues provistos para su protección.

Desde el amanecer, muchos de los habitantes del área metropolitana se han movilizado para iniciar las labores de limpieza en los techos de sus viviendas y las calles bajo una pertinaz lluvia provocada por una depresión climática. Empleados municipales y del Ejército de Guatemala hacen lo propio en las vías principales de la ciudad. Existe el temor de que la gran cantidad de arena, si no se limpia rápido, vaya a parar a los tragantes, lo que provocaría taponamientos y por consiguiente inundaciones en caso de que aumente la lluvia.

El Aeropuerto Internacional La Aurora estará cerrado al menos este viernes y hasta que se remueva toda la arena que cubre las pistas, informó Aeronáutica Civil. Los vuelos internacionales que estaban programados para llegar anoche y esta mañana han sido desviados a San Salvador y al aeropuerto del Mundo Maya en Petén. Afortunadamente los 46 misioneros que debían llegar esta semana al Centro de Capacitación Misional de Guatemala arribaron justo dos días antes.

Hasta el momento no se reporta que alguno de los centros de reuniones de la Iglesia haya tenido daños de consideración. Las autoridades han hecho un insistente llamado para que la arena esparcida por el volcán y que ahora está en las calles se coloque en sacos y se recoja con escobas, palas u otros enseres y que por ningún motivo se utilice agua para tal fin.

 

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.