Comunicado de Prensa

Iglesia se apresta a construir alojamiento temporal en Haití antes de la temporada lluviosa

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha puesto en marcha un agresivo programa para favorecer a unas 600 personas que necesitan con urgencia un lugar de alojamiento temporal por medio de sus miembros en Haití antes de la temporada de lluvias que comienza en abril. Se enviará para cada grupo familiar una dotación que incluye, madera aglomerada, láminas de zinc ondulado para el techo, el cemento, también se incluyen correas para sujetar el techo y prevenir daños ante posibles huracanes.

El objetivo es conseguir que las familias vuelvan a sus propiedades, que limpien los escombros por medio de proyectos de donación de mano de obra bien organizados. Una vez que se limpien las propiedades, se instalarán tiendas de campaña o se organizarán nuevos refugios temporales. Se trata del esfuerzo continuo de la Iglesia por restablecer la normalidad y promover la autosuficiencia.

"Los principios de bienestar deben tener lugar en una emergencia, si ayudamos a la gente a ayudarse a sí mismos será mejor para todos", dijo Berthony Teodoro, un alto líder de la Iglesia de Haití.

Directores de bienestar de la Iglesia han ayudado a los líderes locales de la Iglesia en el establecimiento de un almacén bien surtido para mantener la vida de suministros alimenticios tales como frijol, arroz y leche.

Los pedidos se atienden por medio de los líderes locales de la Iglesia. Entonces se hacen las entregas a las familias en los centros de reuniones de la Iglesia que han sido utilizados como refugios para los desplazados por el terremoto.

LA IGLESIAS DE LOS SANTOS DE LOS ULTIMOS DIAS EN HAITÍ: PARAÍSOS DE LA SEGURIDAD Y CALMA

Cientos de familias siguen buscando refugio en los nueve edificios de la Iglesia en torno a Saint Port-au-Prince (Puerto Príncipe) cuatro semanas después del temblor. Los centros de reuniones se han convertido en conocidos lugares de calma y seguridad a los que allí permanecen.

La Iglesia ha proporcionado cerca de 1,500 tiendas de campaña para los damnificados, en las propiedades contiguas a los centros de reuniones. "Un vecino me dijo acerca de este lugar y me invitó a venir", dijo Cazy Lenlingy de 16 años de edad. "Estoy muy feliz de estar aquí. Todo el mundo ha sido amable y me ha recibido bien gracias a Dios ".

Más de 7,000 personas inicialmente se refugiaron en estos albergues de la Iglesia, los que no son de nuestra fe constituyen más de dos tercios del total que permanecieron en estos refugios.

Servicios Médicos

La Iglesia ha patrocinado el trabajo de contingentes de médicos voluntarios que atienden las necesidades médicas de las numerosas personas heridas durante el terremoto.

"No podía sentarme en mi sofá y ver si había algo que podía hacer", dijo el Dr. John Matheson de Kennewick de Washington, con una voz quebrada por la emoción.

Médicos voluntarios de los Estados Unidos sirvieron lado a lado con la pediatra haitiana Gislaine St. Louis, que es una miembro de la Iglesia.

"Después del terremoto cerré mi clínica privada para dedicar mi tiempo a ayudar a los niños en estas áreas", dijo la Dra. St. Louis. "Me encantan los niños y queremos que estén bien."

Cuando la Dra. St. Louis y sus colegas médicos comenzaron a visitar a los heridos en varios centros de reuniones, la voz recorrió rápidamente por toda la comunidad y decenas de pacientes comenzaron a llegar en busca de ayuda. Los doctores se aseguraron de que las heridas tratadas inmediatamente después del terremoto cicatrizaran correctamente y quedaran libre de infecciones.

"Lo que me ha tocado más el corazón es ver a la gente que se congrega en la Iglesia y al ver la rapidez con que la Iglesia se organizó después de la catástrofe inicial" dijo la Dra. St. Louis.

Incluso en medio del caos a menudo brota la esperanza. Tres médicos dicen que el mismo día en que llegaron a Haití atendieron sin demora la emergencia médica como su primera prioridad.

"Me di cuenta de la fuerte respiración de una mujer. ¡Estaba en labor de parto!", dijo el Dr. Rodney Anderson de Vernal, Utah. El Dr. Anderson sabe todo sobre atender a mujeres en proceso de parto. Él ha recibido más de 4.000 bebés en toda su carrera. "Recibí a un bebé el primer momento que estuve aquí. Yo no creía que fuera a ocurrir tan pronto", dijo.

Los médicos Matheson, Anderson y Craig Coleby de Houston, Texas, colocaron a la madre embarazada en una mesa de ping-pong y allí tuvo un niño pequeño de tamaño, pero saludable.

La nueva madre, Noiselia Saintdor, dijo que ella y sus cinco hijos fueron presas del pánico tras el terremoto que destruyó su casa. Fueron corriendo por la calle sin tener un lugar a donde acudir en busca de protección.

"Nosotros no somos miembros de su iglesia, pero le oré a Dios para saber a dónde ir", dijo Noiselia. Vio a otros que se dirigían al centro de reuniones de la Iglesia y los siguió.

"Cuando llegué, estaba muy feliz por la protección que sentí aquí", recordó Noiselia. "Estoy agradecida por las personas que nos han recibido y por todos los que está haciendo este gran trabajo."

PLANES PARA EL FUTURO

Los equipos de respuesta sobre el terreno en Port-au-Prince (Puerto Príncipe) siguen evaluando la situación y coordinan con otras organizaciones no gubernamentales y organismos de socorro. Aunque los detalles todavía están siendo elaborados, es probable que las futuras actividades incluyan la asistencia en agua en la agricultura, y los proyectos de movilidad, prestación de asistencia de empleo, proporcionar un apoyo continuo a los asentamientos temporales, y el trabajo con los organismos de socorro.

 

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.