Comunicado de Prensa

Programa de seminario celebra el siglo de la enseñanza mormona para jóvenes

En 1912, junto al Granite High School en Salt Lake City, Utah, Thomas J. Yates asumió la difícil tarea de organizar y enseñar la primera clase de seminario de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (más conocidos como los mormones). Yates, ingeniero de información de la Universidad Cornell y empleado de planta de energía, montó su caballo al mediodía de su trabajo de tiempo completo para enseñar a los 70 estudiantes inscritos en el programa.

Yates reconoció la naturaleza exigente de la búsqueda educativa. “Esta era una nueva empresa,” afirmó en su autobiografía. “Esto nunca antes había pasado. Pudimos ver maravillosas posibilidades; si se tuvo éxito, esto significará un cambio completo para la Iglesia.

Yates estaba en lo cierto a su predicción, de acuerdo al élder Paul V. Johnson, Comisionado del Sistema Educativo de la Iglesia.

"El factor más importante en los 100 años de seminario, es que ha tocado cientos de vidas durante estos años,” agregó Johnson. “La vida de los jóvenes que ha sido afectada, por lo que tienen la oportunidad de aprender el Evangelio y aplicar las enseñanzas en sus vidas.”

Seminario, o la historia del estudio de religión y escritura pasó a ser de los 70 estudiantes de secundaria de una localidad a 370,000 estudiantes inscritos en más de 140 países en la actualidad. Los alumnos estudian cuatro años para completar el programa, los cursos incluyen el Antiguo y Nuevo Testamento, el Libro de Mormón, Doctrina y Convenios y la Historia de la Iglesia.

“El plan de estudios da a los estudiantes la oportunidad de comprender de forma secuencial lo que las escrituras enseñan”, dice Chad H. Webb, Administrador de los Seminarios e Institutos de la Iglesia. “Ellos descubren las historias, la gente y antecedentes de los volúmenes de las Escrituras. Es un proceso que les permite encontrar respuestas a sus preguntas en sus propias vidas.”

Los estudiantes actuales estudian las escrituras y la doctrina de la Iglesia en una variedad de métodos.

En áreas geográficas con alta concentración de miembros de la Iglesia, una “liberación” del plan de estudio de las escuelas públicas regulares se concede reglamentariamente y los estudiantes asisten a seminario como parte de un día normal de escuela. En las comunidades con menor número de miembros, los estudiantes generalmente asisten a las clases de seminario en el día o temprano por la mañana, los cursos se imparten antes del horario regular de clases, y a menudo empiezan a partir de las 6:00 am. Algunos estudiantes asisten a seminario después de la escuela. Otra opción en áreas muy remotas, es que se permite la inscripción en un curso de estudio en el hogar donde los estudiantes preparan sus clases de forma independiente.

La programación de tiempo para asistir a seminario requiere sacrificios por parte de los estudiantes, explica élder Johnson. “En la mañana o después de la escuela, tienen que dar algo de tiempo fuera de su jornada escolar para levantarse temprano, estudiar y estar involucrados en el programa, los estudiantes que se enrolan en el programa de tiempo no regulado sacrifican uno de sus cursos académicos en la escuela para inscribirse”, dice el élder Johnson. “Ese sacrificio es una herramienta poderosa para ayudar a moldear y darle forma a sus vidas”.

Tal dedicación al estudio religioso parece inusual en el mundo actual de los adolescente, pero demuestra la sólida base que da lugar a la vida de los jóvenes mormones. Un reciente estudio de Pew Forum, los miembros de la Iglesia cuentan con algunos de los puntajes más altos en los Estados Unidos al describir las enseñanzas básicas y la historia de la religión, incluyendo el conocimiento de la Biblia.

Ejemplos concretos, como el del ex surfista Sean Kimball de Laguna Beach, California demuestra tanta dedicación. Tenía conflictos con los horarios cuando el seminario y la práctica de surf eran en la mañana, Sean optó por continuar surfeando, asistiendo de vez en cuando a seminario. Pero cuando Sean faltaba a seminario se daba cuenta que sus días no eran buenos, él dijo: asistan a seminario. “Sé que seminario era más importante que el surf,” “Nunca me he lamentado de haber tomado la decisión de poner el seminario en primer lugar.”

Sean finalmente fue capaz de resolver los conflictos con su tiempo para reanudar el surf también. Un entrenador entendido calendarizó las practicas de Sean más tarde por las mañanas permitiéndole perseguir sus interés en el Seminario.

Sean ahora está cumpliendo una misión de tiempo completo para la Iglesia en República Dominicana.

Un altamente cotizado jugador de baloncesto Jabari Parker de Chicago, Illinois, actualmente asiste todos los días temprano por la mañana a las clases de seminario y luego comienza un día regular de clases seguido de una intensa práctica y calendario de juegos de baloncesto. Un artículo que apareció en el New York Time explicó como la dedicación de Jabari para asistir a seminario donde estudiaba el Antiguo Testamento, en el momento le ayuda en la cancha y en la vida cotidiana.

Como los elogios y adulaciones de montaje - junto con las apuestas y el control- Jabari dijo que confiaba en su fe religiosa para reforzar su confianza. Recuerda el relato de Génesis de la voluntad de Abraham de obedecer el mandamiento de Dios de sacrificar a su hijo Isaac, un sacrificio interrumpido por la intervención divina.

“Esto le muestra lo fuerte que es su fe, y que él está dispuesto a hacer cualquier cosa,” dijo Jabari de Abraham. “Yo uso esto como un ejemplo en la vida y en el baloncesto.”

“De alguna manera”, dice Chad Webb, “el seminario no ha cambiado mucho en estos 100 años. El élder Joseph F. Merrill, que era miembro del cuerpo docente de la Universidad de Utah, líder de la Iglesia en el barrio de Granite High School y el primero de esa primera clase, esperó los mismos resultados en las vidas de jóvenes que esperamos para los jóvenes de hoy. Merril y Yates, el primer maestro, ayudó a sus alumnos a estudiar, aprender de las Escrituras y amar al Señor. Esperamos que eso es lo que va a suceder en todas las clases de seminario hoy mañana y siempre.”

 

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.