Comunicado de Prensa

Celebran el aniversario del día universal del niño

El día 20 de noviembre marca la fecha en que la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas aprobó la Declaración de los Derechos del Niño  en 1959 y la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989. El día específico  de celebración es diferente entre los países del mundo. El propósito de un día especial es de llamar la atención a los derechos de niños y la importancia de cuidarlos, amarlos y proveer para sus necesidades.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días enseña  que los padres tienen responsabilidad del bienestar de los hijos en todo sentido, físico, emocional y social.

Patricia P. Pinegar, presidenta (oct. 1994 - oct. 1999) de la Primaria, organización de la Iglesia para los niños, dijo: “Cuanto más tiempo paso prestando servicio… como presidenta de la Primaria, más grande es mi preocupación por los niños. Estos son un don sagrado de nuestro amoroso Padre Celestial. ‘He aquí, herencia de Jehová son los hijos´ (Salmos 127:3). Cuanto más pienso en los niños, más me preocupan los padres. El presidente Spencer W. Kimball 1895-1985) dijo: ´Nuestro Padre Celestial puso sobre los padres la responsabilidad de asegurarse de que sus hijos estuvieran bien alimentados, aseados y vestidos; bien capacitados y bien enseñados. La mayoría de los padres amparan a sus hijos para protegerlos, o sea, los atienden y los cuidan cuando están enfermos, les proporcionan ropa, seguridad y comodidad, y alimentos para que sean sanos y crezcan bien. Pero, ¿qué hacen por sus almas?” (The Teachings of Spencer W. Kimball, ed. Edward L.)

Pinegar contesta la pregunta así: “Díganles a sus hijos que los aman y que se sienten felices de tenerlos en su familia. Prepárense espiritualmente para recibir orientación por medio del Espíritu [del Señor].” 

También es preciso que todos los padres sigan el siguiente consejo del presidente Hinckley (1910-2008): “Para criarlos [a sus hijos], necesitan algo más que su propio conocimiento: necesitan la ayuda del Señor; oren para obtenerla y obedezcan la inspiración que reciban” (“La trama de la fe y del testimonio”, Liahona, enero de 1996, págs. 102-103).

“Ámenlos y cuiden de ellos. Padres, dominen su ira, ahora y en los años por venir. Madres, controlen el tono de su voz, manténganla siempre baja. Críen a sus hijos con amor, con la disciplina y la amonestación del Señor. Cuiden de sus pequeños; recíbanlos con amor cuando nazcan y críenlos y quiéranlos con todo su corazón” (Gordon B. Hinckley, discurso pronunciado en la conferencia de la Estaca Salt Lake University 3, cl 3 de nov. de 1996; publicado en el periódico Church News, I de marzo de 1997, pág.. 2).

Las bendiciones de la crianza de los hijos y de ayudar en el cuidado de los niños son muchas. El presidente Hinckley dijo, “De todas las alegrías de la vida, ninguna se iguala a la de ser padres felices. De todas las responsabilidades que debemos cumplir, ninguna otra es tan seria. Criar a los hijos en un entorno de amor, de seguridad y de fe es el más grato y el más valioso de los deberes. El buen resultado de esa labor viene a ser la más satisfactoria compensación de la vida” (“Salvemos a los niños”, Liahona, enero de 1995, pág. 67).

En una proclamación para el mundo sobre la familia los líderes de la Iglesia anunciaron: “El esposo y la esposa tienen la solemne responsabilidad de amarse y de cuidarse el uno al otro, así como a sus hijos. “…herencia de Jehová son los hijos” (Salmo 127:3). Los padres tienen el deber sagrado de criar a sus hijos con amor y rectitud, de proveer para sus necesidades físicas y espirituales, y de enseñarles a amarse y a servirse el uno al otro, a observar los mandamientos de Dios y a ser ciudadanos respetuosos de la ley dondequiera que vivan. Los esposos y las esposas, las madres y los padres, serán responsables ante Dios del cumplimiento de estas obligaciones.” (La familia: una proclamación para el mundo, 23 de septiembre, 1995)

Madre Teresa de Calcuta aconsejó: "¿Qué puedes hacer para promover la paz mundial? Ve a casa y ama a tu familia".

 

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.