Comunicado de Prensa

Conmemoran día mundial de la asistencia humanitaria

El “Día Mundial de la Asistencia Humanitaria” se celebra el 19 de agosto cada año. El  propósito del día es reconocer a quienes ayudan a los demás a pesar del peligro y la adversidad que enfrentan en el proceso. Cada día trabajadores especializados en él auxilio humanitario brindan su ayuda a millones de personas en todo el mundo sin importar quiénes son y dónde se encuentran. Este Día Mundial celebra sus esfuerzos.

El tema de este año es "Somos gente de ayuda humanitaria".  El día especial brinda una ocasión para rendir homenaje a todos los hombres y mujeres que trabajan para salvar la vida y proteger la salud de las personas afectadas por las situaciones de emergencia, causadas ya sea por conflictos o por desastres naturales.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días considera que el servicio humanitario es una parte esencial de su misión para bendecir a toda la humanidad tomando el ejemplo de Jesucristo quién anduvo haciendo bien a todos. A lo largo de su historia, la Iglesia ha proporcionado siempre para aquellos en necesidad y es quizás mejor conocida por sus esfuerzos para cuidar de sus propios miembros. En 1842 Joseph Smith, primer presidente de la Iglesia, organizó la Sociedad de Socorro para las mujeres de la Iglesia con el propósito principal de proveer "alivio" al sufrimiento de los miembros y a todas las personas. En abril 1936, durante la gran depresión, la Iglesia organizó un programa de bienestar, hoy conocido como los Servicios de Bienestar, para ayudar a satisfacer las necesidades de sus miembros.

Como el programa ha crecido, los esfuerzos de asistencia social de la Iglesia se han ampliado para ayudar a la gente alrededor del mundo sin importar raza, religión o nacionalidad. Los Servicios Humanitarios de la Iglesia fueron creados para coordinar estos esfuerzos en colaboración con  gobiernos y otras organizaciones, sin fines de lucro, alrededor del mundo. Las iniciativas humanitarias incluyen agua limpia, tratamiento de la visión, provisión de silla de ruedas, reanimación neonatal y alivio de desastres. Otras iniciativas incluyen vacunas, programas de enriquecimiento familiar y la producción alimenticia familiar. Desde 1985 hasta 2011, la Iglesia prestó ayuda a 30 millones de personas en 179 países.

La obra humanitaria de la Iglesia ayuda principalmente a quienes necesitan y no son miembros de la Iglesia. Hay muchas personas en casi cualquier comunidad en el mundo que tienen dificultad para satisfacer sus necesidades básicas. La Iglesia busca ayudar a cuantos sea posible.

Durante muchos años, la Iglesia ha participado en actividades de ayuda humanitaria en todo el mundo. Dichos proyectos consisten en ayuda de emergencia en caso de desastre, así como en programas humanitarios que afianzan la autosuficiencia de las personas, las familias y las comunidades.

Los proyectos humanitarios están financiados por las donaciones de los miembros de la Iglesia y otras personas. Cien por ciento de las donaciones se usan directamente para ayudar a los pobres y necesitados. Las donaciones materiales son donadas por los miembros de la Iglesia y otras personas.

Las labores humanitarias de la Iglesia alivian el sufrimiento de familias de todas las nacionalidades y religiones y ofrecen esperanza con el potencial de una vida mejor a millones de personas alrededor del mundo.

Para más información visite el sitio:

https://www.lds.org/topics/humanitarian-service/church?lang=spa 

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.