Nota de prensa

Donación de equipo oftalmológico facilitará cirugías

A través de jornadas médicas, más de 2,500 pacientes han sido atendidos en la clínica oftalmológica en Nuevo Progreso, San Marcos.


l día viernes 12 de agosto hubo una ceremonia de clausura de un proyecto humanitario de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en el municipio Nuevo Progreso, San Marcos. Estuvieron presentes en la ceremonia representantes del Hospital de la Familia Foundation con el Dr. Andrew Sorenson, el presidente de la estaca (equivalente a diócesis) de Coatepeque, Jorge Valdés Arreaga y el presidente de la rama de Pajapita, Jorge Valdés Sagastume, asimismo por misioneros de servicios humanitarios y de asuntos públicos.

En el último año, la clínica oftalmológica, a través de las seis jornadas médicas anuales, ha atendido a más de 2,500 pacientes y realizado 625 operaciones. La donación de equipo oftalmológico, como facoemulsificadores, facilitará cirugías más avanzadas.

La coordinación para el programa oftalmológico en Guatemala se inició hace un año. La responsabilidad de los misioneros de servicios humanitarios de la Iglesia es encontrar organizaciones legalmente establecidas que estén alcanzando un número alto de beneficiados en áreas vulnerables. El Hospital de la Familia es una institución no lucrativa en el municipio de Nuevo Progreso, San Marcos, patrocinada por el Hospital de la Familia Foundation de San Francisco, EEUU.

El convenio que la Iglesia hizo con HDFL fue de contratar un oftalmólogo guatemalteco para servir en una posición fija en esta clínica. Al confirmar esta posición, la Iglesia procedió a la adquisición del equipo solicitado. El Dr. José Alberto Argueta Mosquera fue elegido para el puesto.

El hospital no solamente sirve a los vecinos locales sino también a municipios adyacentes incluyendo un gran número de mexicanos.

Los misioneros de servicios humanitarios de la Iglesia son facilitadores. “Ha sido un gran privilegio haber encontrado la caridad en acción en personas con un espíritu altruista que sirven al necesitado sin ningún interés personal”, dijo la hermana Dolores Jasmer, misionera de servicios humanitarios. “Hemos visto oftalmólogos que dedican tiempo y esfuerzo para alcanzar metas sublimes en áreas vulnerables con poco acceso a servicios médicos profesionales.”

La hermana Jasmer, quien sirve como misionera de servicios humanitarios con su esposo, el élder Geoffrey Jasmer, comentó acerca de un doctor que toda su vida se ha dedicado a restaurar la vista a miles de personas, pero que ahora está perdiendo su propia vista debido a una condición intratable. Esta condición no lo ha detenido en su determinación de continuar ayudando a aquellos con problemas de la vista. Este doctor todavía va a las clínicas rurales en las que él mismo operaba para ayudar al doctor residente y también está dirigiendo un programa de prevención entre los escolares.

“Ha sido una gran oportunidad de unir esfuerzos con fieles de otra congregación religiosa, como las hermanas del Corazón de María”, dijo la hermana Jasmer. “El respeto mutuo con la determinación de enfocarnos en lo que compartimos, lo que tenemos en común, y no en las diferencias, ha creado una atmósfera donde ha florecido el cariño, la comprensión y dedicación a servir al prójimo”.

El doctor Andy Sorenson habló de cómo Cristo sanó a los que habían sido ciegos de nacimiento. Dijo que hoy en día la investigación médica aún no es capaz de dar luz a los que nacen sin la vista pero que por medio de la tecnología muchos milagros han ocurrido como la  eliminación de cataratas, rayos láser que mejoran la vista de pacientes con glaucoma y el desprendimiento de retina, por mencionar algunos.

Con el nuevo equipo se espera que el número de pacientes a ser examinados este año sea más de 3,500 y más de 1,200 cirugías.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.