Donde se juntan lo religioso y lo secular

Donde se juntan lo religioso y lo secular

Séptima de una serie de siete partes sobre la libertad religiosa internacional

Comentario

¿Protege la libertad religiosa solo a los religiosos?

      

La búsqueda de la verdad, el deseo de significado y la búsqueda de la trascendencia no pertenecen a ninguna iglesia, cultura o país en particular. Estas, más bien, son las aspiraciones comunes de todos los seres humanos. Una persona no tiene que ser religiosa para ser moral, y una persona no tiene que ser secular para ser considerada. Ambos ocupan el mismo espacio público y desean el mismo derecho a expresar sus creencias. La libertad religiosa debe proteger a todos los que se interesan por los asuntos de máxima preocupación y por promover el bien común.

La sociedad humana tiene una dimensión moral inevitable. La naturaleza de la ley, el comercio, la educación y las relaciones se derivan de las suposiciones que tenemos sobre el bien y el mal. Los valores sociales están influenciados por muchas fuentes: historia, literatura, filosofía, ciencia, pero las tradiciones morales y religiosas desempeñan un papel clave. Tanto las personas religiosas como las seculares se benefician de los logros de cada uno. La fe y la razón no tienen que verse como opuestos.

Dada esta interacción, es comprensible la amplia superposición entre la libertad religiosa y otros derechos civiles. Por ejemplo, la libertad de expresión, prensa, reunión y asociación tienen más significado cuando se refuerzan con el libre ejercicio de la religión. Aunque la conciencia, la ética y los derechos humanos a menudo se asocian con valores seculares, aún caen bajo el paraguas de la libertad religiosa. De esta manera, lo secular y lo religioso son parientes cercanos.

El erudito legal Brett Scharffs llama a la libertad religiosa la “raíz del árbol de los derechos humanos”, la base profunda que nutre las raíces, ramas y hojas de otras libertades. En primer lugar, argumenta, la libertad religiosa crea el espacio constitucional para la búsqueda de cualquier tipo de verdad y protege, en palabras del Comité de Derechos Humanos de la ONU, “creencias teístas, no teístas, y ateas". Históricamente, la libertad de expresión, de prensa, de asamblea y de asociación surgieron de la necesidad de proteger a las minorías religiosas. En segundo lugar, la libertad religiosa actúa como un amortiguador entre las creencias de los individuos y el poder de un estado dominante. Sin este control, los derechos se convierten simplemente en un regalo del estado, no en una posesión inalienable. Y tercero, la libertad religiosa proporciona los recursos intelectuales y políticos para preservar la conciencia. “Las justificaciones para la protección de la conciencia”, sostiene Scharffs, “fueron primordialmente justificaciones religiosas, y si la conciencia religiosa no recibe protección, tampoco debemos esperar que se respeten otros derechos de conciencia” [1].

La libertad religiosa puede ofrecer estabilidad en un mundo en constante cambio. Dependiendo de la geografía, la religión y el secularismo crecen y disminuyen al mismo tiempo. A lo largo de siglos, el centro del cristianismo se encontraba en Europa y América del Norte, pero ahora se ha desplazado al Sur global. Los cristianos en América Latina y África ascienden a mil millones de personas. Y se espera que la población cristiana de Asia de 350 millones alcance 460 millones para 2025. [2] La creencia y la identidad cristianas ortodoxas han resurgido en muchas partes de Europa Central y Oriental durante los últimos 25 años. [3] El Islam es la religión de más rápido crecimiento en el mundo. [4] Y se espera que la población hindú global aumente en un 34 por ciento a casi 1,400 millones para el año 2050. [5] Para entonces, India tendrá las poblaciones más grandes del mundo de hindúes y musulmanes. [6]

Con este panorama general en mente, la religión no está disminuyendo.

Sin embargo, las sociedades de Europa, América del Norte, Australia, Nueva Zelanda y otras partes del mundo se están volviendo más seculares. [7] Aquellos que no tienen ninguna afiliación religiosa pero que aún pueden ser espirituales son ahora el segundo grupo religioso más grande de América del Norte y la mayoría de las áreas de Europa. En los Estados Unidos, los no afiliados comprenden casi el 25 por ciento de la población. [8] Y muchas de las organizaciones gubernamentales internacionales del mundo aprueban resoluciones basadas en la ética secular, no en la autoridad religiosa.

Estas diversas tendencias muestran que el pluralismo está en aumento, y tanto la religión como el secularismo tienen un papel que desempeñar. Los dos no tienen que cancelarse mutuamente. Tantas maneras diferentes de vivir complican nuestro mundo, pero también pueden enriquecerlo. El desafío al que nos enfrentamos es aprender a acomodar las creencias de los demás sin sacrificar la nuestra.

La generosa libertad de corazón y mente salva las lagunas donde confluyen religiosos y seculares.

________________________

[1] Véase Brett G. Scharffs, “Why Religious Freedom? Why the Religiously Committed, the Religiously Indifferent and Those Hostile to Religion Should Care,” Cardus, 20 de abril de 2017.

[2] Wes Granberg-Michaelson, “Think Christianity Is Dying? No, Christianity Is Shifting Dramatically,” Washington Post, 20 de mayo de 2015.

[3] Ariana Monique Salazar, “Orthodox Christians in Europe More Likely to Believe Than Practice Their Religion,” Pew Research Center, 30 de mayo de 2017.

[4] Michael Lipka and Conrad Hackett, “Why Muslims Are the Fastest Growing Religious Group,” Pew Research Center, 6 de abril de 2017.

[5] “The Future of World Religions: Population Growth Projections, 2010–2050,” Pew Research Center, 2 de abril de 2015.

[6] Conrad Hackett, “By 2050, India to Have World’s Largest Populations of Hindus and Muslims,” Pew Research Center, 21 de abril de 2015.

[7] Alan Cooperman, Conrad Hackett, David Voas and Jack A. Goldstone, “The Future of World Religions,” Pew Research Center, 23 de abril de 2015.

[8] Gabe Bullard, “The World’s Newest Major Religion: No Religion,” National Geographic, 22 de abril de 2016.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.