Comunicado de Prensa

Médicos, comadronas y enfermeras reciben entrenamiento en reanimación neonatal

La Organización Mundial de la Salud, estima que, a nivel mundial, un millón de niños mueren cada año al nacer debido a dificultades para respirar. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días patrocina un curso de reanimación neonatal llamado “entrenar al entrenador” sobre habilidades de reanimación y uso del equipo de reanimación neonatal, dirigido a médicos pediatras, neonatólogos, comadronas y enfermeras profesionales.

Los miembros de dicho grupo cristiano traen médicos especialistas norteamericanos quienes dan un valioso servicio al capacitar al personal médico local, en coordinación con el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social del Gobierno de Guatemala.

También se dona valioso equipo y materiales como: un muñeco para  practicar, libros de texto, estetoscopios, laringoscopios, etc. los cuales serán distribuidos a los diferentes hospitales del país. Los fondos provienen de donaciones de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Los primeros 5 minutos después del nacimiento son minutos valiosos en la vida de un recién nacido, de tal manera que un equipo de doctores y enfermeras profesionales capacitados en técnicas neonatales avanzadas hará la diferencia de vida para estos niños.

En el mes de noviembre la Iglesia patrocinó dos talleres de reanimación neonatal. En la ciudad de Antigua Guatemala capacitaron a 50 médicos y en Cobán a 35. Todos recibieron un certificado que los acredita en estas técnicas de reanimación neonatal.

Los talleres fueron organizados por el Dr. René Oliva, director de Servicios Humanitarios de la Iglesia en Centro América. Johnnie Cook, Frank Bentley y Laura Romero de los Estados Unidos vinieron para efectuar la capacitación. El doctor Terrence Drake y su esposa Marvia y Norman y Barbara Murray, estos últimos actualmente sirven como misioneros de la Iglesia en Guatemala. También estuvieron presentes representantes del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social de Guatemala.

El propósito del taller es capacitar a los médicos, quienes una vez entrenados, volverán a su hospital o clínica y enseñarán a los otros médicos asociados. Durante el año 2011 fueron capacitados 24,000 médicos, enfermeras y comadronas en 33 países.

Durante el mismo año la Iglesia ayudó a más de 2 millones de personas en 132 países mediante los servicios humanitarios. Desde 1985, los servicios humanitarios de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días han proporcionado ayuda independientemente de las fronteras culturales o religiosas de los beneficiarios. Se proporciona asistencia de emergencia por medio del fondo de ayuda humanitaria. Adicionalmente se provee ayuda de largo plazo por medio de importantes iniciativas como purificación de agua, sillas de ruedas, cuidado de la visión, inmunización, la producción de alimentos y muchas otras maneras en el ámbito local. 

Hay dos principios de ayuda humanitaria que define la LDS Charities: 1) Un cien por ciento de cada dólar donado se utiliza para ayudar a los necesitados sin distinción de raza, religión u origen étnico, y 2) Se ayuda a las personas a alcanzar la autosuficiencia para que puedan ser independientes mucho después de que LDS Charities deje estos proyectos en manos de la comunidad. (LDS Charities significa “Caridad Santos de los Últimos Días").

El propósito de la Iglesia es invitar a todos a seguir a Jesucristo y vivir Su evangelio y ayudar a las familias e individuos en tiempo de necesidad.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.