Noticia

Líderes aconsejan a las mujeres de la Iglesia

La sesión de mujeres dio inicio a la conferencia general de la Iglesia

Cientos de miles de mujeres, jóvenes y niñas de 8 años en adelante se reunieron alrededor del mundo el sábado 24 de septiembre para la primera sesión de la conferencia general de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. La conferencia, que se llevó a cabo en el centro de conferencias, fue transmitida por satélite a miles de centros de reuniones a través del mundo.

Los discursantes fueron la hermana Bonnie L. Oscarson, presidenta general de las Mujeres Jóvenes, la hermana Carole M. Stephens, primera consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, la hermana Jean B. Bingham, primera consejera de la presidencia general de la Primaria, y el presidente Dieter F. Uchtdorf, primer consejero de la Primera Presidencia de la Iglesia.

La hermana Oscarson pidió a las niñas y mujeres de la Iglesia que estudiaran las doctrinas esenciales del evangelio y que tuvieran un testimonio inquebrantable de su veracidad. 

“Hermanas, vivimos en tiempos peligrosos”, dijo. “Si las tendencias actuales son una indicación, tenemos que estar preparadas para las tormentas que se avecinan”. Sin embargo, a pesar de las condiciones de estos días, las mujeres de la Iglesia tienen muchos motivos para alegrarse y ser optimistas, dijo. “Creo con todo mi corazón que nosotras tenemos la fuerza innata y la fe que nos permitirá cumplir con los desafíos de vivir en estos últimos días”.

También aconsejó a las mujeres que estudien la Expiación de Jesucristo, enseñen a sus familias y a otras personas sobre el plan de salvación, comprendan la necesidad de la restauración de la doctrina, y estudien y comprendan las ordenanzas del templo y los convenios o promesas concertadas con el Señor. “Si no enseñamos a nuestros niños y jóvenes la verdadera doctrina claramente, el mundo les enseñará las mentiras de Satanás”.

La hermana Stephens animó a las hermanas a: “Continuar construyendo diariamente una base sobre la roca de la doctrina de Jesucristo”. Dijo que el Salvador puede proporcionar “alivio permanente” a la aflicción causada por el pecado, fortalecernos cuando experimentamos el dolor causado por las “acciones injustas de otros” y proporcionar consuelo a los que experimentan “desastre, enfermedad mental, enfermedad física, dolor crónico y la muerte”.

“Nuestra fe en Jesucristo nos permite satisfacer cualquier reto”, dijo la hermana Stephens, quien dijo a las mujeres que le encanta aprender de ellas mientras viaja por todo el mundo. “No hay nada como estar tomadas del brazo, cara a cara y corazón a corazón con ustedes".

La hermana habló sobre el tema de la caridad y los esfuerzos de la Iglesia para ayudar a los refugiados. “A medida que compartan su tiempo, talentos y recursos con los refugiados, aliviarán corazones.

El presidente Uchtdorf se refirió a las mujeres influyentes en su vida, incluyendo su abuela, madre y esposa, mencionó el poder de la fe. “Tal vez lo que me hace sentir más humilde es saber que la misma influencia se replica millones de veces en toda la Iglesia a través de la capacidad, el talento, la inteligencia y el testimonio de las mujeres de fe como ustedes”, dijo el presidente Uchtdorf.

“A veces no es fácil desarrollar la fe en las cosas espirituales viviendo en un mundo temporal. Pero vale la pena el esfuerzo, porque el poder de la fe en nuestras vidas puede ser profundo. La fe es la confianza - la confianza de que Dios ve lo que nosotros no podemos ver, y que Él sabe lo que no sabemos”, dijo el presidente Uchtdorf.

Las sesiones generales para todo el público y las familias se llevarán a cabo el sábado 1 y el domingo 2 de octubre, a las 10:00 y a las 14:00 horas, hora local de Salt Lake City. La Sesión General del Sacerdocio para los poseedores del sacerdocio, será el sábado 1 de octubre a las 18:00 horas, hora local de Salt Lake City.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.