Miembros de la iglesia motivados por conocer su legado. 

Nuestra historia es importante para nuestras generaciones.

Nota de prensa

La historia familiar, el estudio de los antepasados de las personas, es uno de los pasatiempos de mayor popularidad en el mundo. Las personas de todas las religiones y de todas las nacionalidades disfrutan al descubrir de dónde proceden. A partir de 1894, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha dedicado tiempo y recursos para recolectar y compartir registros de importancia genealógica. Gracias a la cooperación de archivos civiles, eclesiásticos y de bibliotecas, La Iglesia ha creado la colección más grande de registros familiares del mundo, con información de más de 4 mil millones de personas fallecidas. Originalmente esa labor se facilitó por medio de la Sociedad Genealógica de Utah y actualmente mediante Family Search https://www.familysearch.org/, una organización sin fines de lucro auspiciada por La Iglesia y que cuenta con una red de 4.600 centros de historia familiar en 126 países atendido por voluntarios.

 

Sin embargo, para los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el aprender en cuanto a su historia familiar es más que una actividad esporádica, ha sido uno de sus principales propósitos, ya que creen que las familias pueden estar juntas después de esta vida; por lo tanto, es esencial fortalecer la relación con los integrantes de la familia, tanto con los que están vivos como con los que han fallecido.

 

El principal propósito de la obra de historia familiar es obtener nombres y otros datos genealógicos a fin de conocer su legado y realizar las ordenanzas del Templo por los antepasados fallecidos, ya que los Santos de los Últimos Días creen que sus antepasados tienen la opción de aceptar o rechazar los servicios que se realicen en su favor.

El elder Dale G. Renlund, del Cuórum de los Doce Apóstoles, dijo: “Cuando reunimos nuestras historias familiares y vamos al templo por nuestros antepasados, Dios cumple bendiciones prometidas simultáneamente a ambos lados del velo.” (Conferencia General, abril de 2018).

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.